Header
Preguntas Frecuentes
 

Bonanza Deltaventura
Nuestra familia llegó al Delta hace muchísimos años. En 1946 nuestros abuelos paternos poseían una propiedad en el kilómetro ocho del río Carapachay, era una preciosa quinta con abundantes frutales y una productiva huerta.
Recién en 1971 nos trasladamos al casco centenario de Bonanza, cuyos dueños originales se apellidaban Giussani y se dedicaban a la producción de manzanas "carasucias", peras y membrillo en el época de oro del Delta del Paraná. Pero nosotros la encontramos casi en el abandono total tanto a la casa como a los terrenos. Mi papá se dedicó al arreglo de la antigua casona trasladando baños externos al interior, remodelando habitaciones y retomando la tarea de forestación de la quinta que se había iniciado en los 60 al entrar en decadencia la producción frutal. Se limpiaron terrenos para recuperar álamos y sauces en estado de abandono.
Nuestro amor por el Delta, sus ambientes y su gente es enorme, por eso, hoy, nuestro mayor deseo es mostrarle al mundo este bellísimo lugar de la Argentina. A Bonanza le llegó el tiempo de abrir sus puertas para mostrar sus bellezas rurales pero también te invita a conocer el hermoso humedal que poseemos los argentinos. Lo haremos de una forma muy divertida: a través del trekking por sus diversos ambientes, la remada, en una bicicleteada o una entretenida cabalgata.
Te invitamos a la aventura de conocer nuestra vida en la isla.

Bruma
Nosotros empezamos buscando una isla en el Delta para los fines de semana. El campo de la familia se había vendido y como siempre nos había atraído el Tigre y sus islas pensamos que tener una casa en una isla sería la mejor solución para nuestros fines de semana.
Vimos una linda casa en el Capitán pero nos dimos cuenta que no tendríamos cómo llegar. Así que ahí empezó la búsqueda de una lancha y el tamaño del barco se fue agrandando en forma proporcional a nuestras pretenciones. Después de mucho mirar visitamos la chata de un amigo y nos dimos cuenta que eso era lo que queríamos.
Pasamos un año buscando la chata ideal y finalmente llegó Bruma.
Otro año pasó mientras la reciclamos, aunque salíamos igual con la obra a medias. Una vez terminada la usamos con amigos y familia sin parar, hasta que nos empezaron a llamar para preguntarnos si la alquilábamos.
De a poco empezamos a recibir clientes que fueron recomendándonos a otros.
Preparamos el sitio web y nos largamos de lleno a atender a extranjeros y locales ofreciendo un servicio de calidad en un barco grande y confortable y muy atentos a las necesidades de nuestros clientes.
Hace nueve años que compramos Bruma y es nuestro lugar en el mundo.

Establecimiento Apícola "Fe y Esperanza": La hisotria de Marta Mattone
Mi papá compra en el año 46 los tres lotes y comienza a construir él, nuestra casa de verano.
En el año 60 construye la primera de las plataformas para colocar 100 colmenas y comienza así la producción apícola en el Arroyo Santa Rosa. Año en que yo nací.
Cuando cumplo los 17 años me recibía de Perito Apicultor y  Criadora de Reinas, y me pongo a trabajar plenamente en la producción de reinas y núcleos.
En el año 1980, me caso con otro apicultor y nos mudamos a vivir permanentemente en el arroyo.
En los otros terrenos aledaños fuimos construyendo casas para alquilar, que hoy funcionan todo el año.

Un lugar en el arroyo: La historia de Marta Bourgeois
Conozco el Delta desde que nací ya que mi familia se radicó en las islas en 1868, de origen francés, vinieron con las promociones que hizo Sarmiento.
Hace 14 años me planteé la idea de hacer un emprendimiento en el lugar donde tengo mi historia, y con el apoyo de mi familia y otra familia amiga comenzamos a darle forma a Un lugar en el arroyo en una casona de principio del siglo pasado.
Hacemos eventos y lo que pareció un sueño, hoy ya cumplió 10 años.
Nuestra fortaleza es lo social, casamientos, pero también recibimos empresas y turistas.
Estamos muy agradecidos a nuestros clientes, ya que son los que nos recomendaron, y así pudimos crecer.

Vivero "villa Mónica": La historia de Mónica y Arturo

En el año 1950, el abuelo de Mónica compró la casa, en el Arroyo Espera, a la familia Pagliettini.
La idea era que Mónica, como vivía en la Capital, pudiera venir a tomar aire y sol los fines de semana.
Así transcurrieron los años, hasta que en 1966 Arturo comenzó a venir remando con sus padres, a la casa de enfrente. Por supuesto que se casaron y muy jóvenes.
Su vida continuó transcurriendo en Buenos Aires, pero los fines de semana eran siempre en el Delta, y en la misma casa.
En el año 2002, con los hijos ya grandes e independientes, decidieron venirse a vivir a la isla y comenzar este emprendimiento que hoy le ofrecen para conocer y disfrutar.

 
 
Fotos del Delta de Tigre Paquetes turísticos combinados preguntas frecuentes Póngase en contacto con Delta Natural Agencias de Turismo Sobre Delta Natural